Verde Puro AVOVE
Teléfono
Email

Entorno

 


 

 

 

Situadas en la puerta de Andalucía nos encontramos en la provincia de Jaén, en el termino municipal de Torredelcampo donde están ubicadas todas nuestras fincas.

La climatologia en esta zona viene determinada en buena medida que permiten la entrada de masas de nubes que atraviesan de Este a Oeste con ayuda de los vientos dominantes y provocan lluvias importantes durante la primavera y el otoño. En cuanto a la pluviometría, se observan dos períodos con máximos en noviembre-diciembre y en marzo-abril. El período más seco (verano), es característico del clima mediterráneo, y hace según el catedrático Rivas Martínez que estemos, sin duda, en el clima óptimo proporcionado por su localización geográfica entre la campiña del Río Guadalquivir y Sierra Morena, para  la obtención de aceites con una calidad aromática especial debido a que la  temperatura media anual se sitúa entre 16 y 18ºC, con precipitaciones medias de 550-700 mm/anuales.

 

La fauna es rica y variada. Entre los mamíferos se observan especies singulares como el meloncillo, única especie europea de mangosta, y el lince, en peligro de extinción. La presencia de grandes herbívoros como el ciervo, el gamo y el corzo, favorecidos por el hombre, que han propiciado el uso de estas zonas como cotos de caza.

 

De las aves cabe destacar sobre todo la presencia de dos especies vulnerables, el águila imperial y el buitre negro, que anidan en este tipo de bosques.

También, desde el ámbito de la biodiversidad conviven numerosas fincas y territorios que hacen posible el cultivo del olivar, así, localizamos a los pies de Sierra Morena nuestra principal fuente de vida, olivares vivos que conviven con la naturaleza en estado puro, en espacios como El Burguillo, La Huerta La García, Los Despeñaeros, Las Maravelas o La Colonia, el paisaje de Montaña característico de Sierra Morena es predominante y se funde con estos olivares, siendo un espacio libre, compartido por linces ibéricos, liebres, ciervos, aves como los mochuelos o las lechuzas y multitud de insectos que contribuyen a la preservación del hábitat natural.